Hoy en el #MuseoDeInternet homenajeamos al viejo y querido Solitario de Windows 95, el videojuego más fiel que conocimos, sin pedirnos estrafalarias tarjetas gráficas ni querer vendernos DLCs para obsequiarnos por completo su sano entretenimiento.