Sofía: «Surgió de una decisión impulsiva. Un amigo que me dijo que se había comprado una máquina de hacer tatuajes y la primer cosa que se me vino a la mente para llevar a cabo fue un ojo en el pie.» #PielFluo